Un adolescente del noreste de Nebraska será sentenciada este verano después de declararse culpable de un delito grave relacionado con un caso de aborto.

Celeste Burgess, de 18 años, se declaró culpable de un cargo de retirar, ocultar o abandonar el cadáver de feto.

Según los informes, Celeste junto con su madre Jessica, abortaron ilegalmente el embarazo de Celeste y enterraron al feto en una zona rural del Condado de Madison. Celeste tenía 30 semanas de embarazo.

Celeste enfrentará hasta dos años de prisión cuando sea sentenciada el 20 de julio.