Los narcos cobran derecho de piso a las parroquias que quieran celebrar sus fiestas patronales en Jalisco. Para realizarlas deben pedir permiso al jefe de plaza y comprometerse a entregar el 50% de lo que obtengan con dicha celebración.